gallery/logona barril con iniciales
gallery/nº afijo
gallery/textosanbernardosmontezarza

perro san bernardo  cachorro camada pedrigrí calidad 

gallery/la familia

Lejos queda el día en que los perros de San Bernardo se cruzaron en nuestro camino. Hasta esa fecha, mi esposa y yo, no habíamos prestado atención a esa raza. Es verdad que conocíamos sus hazañas de salvamento en montaña y su famoso barrilito, pero poco más.

A mí siempre me gustaron los perros grandes, pero siendo descendiente de una familia castellana dedicada al pastoreo, mi preferencia se inclinaba hacia el mastín español, raza todavía abundante en mi niñez, con la que pude convivir. Pero en los años setenta, cuando acudí con asiduidad a las exposiciones caninas internacionales de Madrid, el mastín español distaba mucho de ser aquel perro cuya imagen tenía en mi mente. Además, era notoria la presencia de sangre del San Bernardo en algunos ejemplares de mastín, lo que no contribuyó a aumentar mi aprecio por los perros del Hospicio. 

Poco a poco, fuimos conociendo al montaña del Pirineo, al mastiff y al dogo alemán. Estos últimos aún forman parte de mis recuerdos caninos por su excepcional belleza. Por fin se acercaba la hora en la que podría volver a vivir con perros, con el entusiasmo añadido de mi esposa. Durante varios años fuimos espectadores de las exposiciones monográficas del CEDDA (Club Español del Dogo Alemán) y del CEPSB (Club Español del Perro San Bernardo). Intentando elegir la raza más conveniente para nuestra familia. Nuestras dudas fueron desvaneciéndose a medida que fuimos conociendo a Mantzur de Bazterreko Etxea, Barón von Fugerhof, Duc y Bay de Can Canauja, Grisso del Carche y muchos más.

gallery/jacob valladolid 2

Un frio día de invierno apareció en nuestras vidas Ohil de Bazterreko Etxea “Sancho”. Y se confirmaron todas nuestras expectativas sobre los San Bernardos. Sancho se metió en nuestros corazones convirtiéndose en uno más de la familia, si ya estábamos encantados por la raza, él nos enamoró absolutamente. Comenzamos a asistir a exposiciones y a conocer a las personas del Club Español del Perro San Bernardo, del que somos socios.  Después fueron llegando más perros San Bernardo a casa y cada uno ha formado parte de nuestra familia. Pero Sancho nos dejó tal impronta por su excepcional carácter, que hemos adoptado este rasgo como pilar fundamental en la elección de nuestra base de cría.

gallery/sancho supercampeón (oficial)
gallery/112_1261

Aunque nuestro cariño por los San Bernardos ha permanecido inalterado en los años, no hemos podido participar en la cría activa, a pesar de que en casa hubiera dos o tres ejemplares viviendo. El trabajo, la salud, la familia, siempre había motivos que impedían, de uno u otro modo, la dedicación necesaria para reproducir nuestros perros. Y ahora queremos plasmar todo el acervo adquirido en nuestro afijo Monte Zarza.

Pero llega la hora de los agradecimientos:

En primer lugar, a los socios del Club Español del San Bernardo, del que formamos parte con orgullo, quienes nos acogieron amablemente y compartieron sus conocimientos con generosidad para que pudiéramos aprender con avidez. Gracias a sus charlas, conversaciones y comentarios fuimos formando una imagen ideal sobre el estándar de la raza.

Agradecemos a todos los jueces que juzgaron a nuestros perros, con mejor o peor resultado, porque de sus juicios extrajimos siempre mucha información.

gallery/textosanbernardosmontezarza
gallery/logona barril con iniciales

Gracias a todos los criadores que nos confiaron sus cachorros, que además aportaron valiosos consejos para su correcta crianza. Bernard, Jotxean…

 

Agradecemos también a nuestras familias humanas, que siempre han gozado de la compañía de nuestros perros, que hayan comprendido y no pocas veces soportado, nuestra desmedida pasión por estos canes. Siempre os perdonaremos que cuando telefoneabais la primera cuestión fueran los perros. Gracias Javi, es una suerte contar con un profesional del adiestramiento canino en la familia.

gallery/angelica segio gaalook

Dicen que un amigo es un familiar que tú escoges. Por eso, muchas gracias a nuestros amigos Angélica y Sergio, del afijo Solanetxea, quienes nos escogieron como amigos. Nos faltan palabras para expresar tanta gratitud y cariño. Gracias por vuestra hospitalidad. Gracias por dejarnos convivir con vuestros magníficos ejemplares. Gracias por compartir vuestra sabiduría. Gracias por impulsar nuestra afición. Gracias por tanto cambio de impresiones sobre ese ejemplar soñado, que ajustándose al estándar tenga el carácter y la funcionalidad esperada; y cuya imagen ideal compartimos con vosotros. Sin vuestra ayuda y comprensión, puede que nunca hubiéramos emprendido nuestro deseo de crear un afijo.

www.solanetxea.com

Sería muy ingrato, aún sin nombrarlos uno a uno, no dar las gracias por cada instante de vida en compañía de nuestros perros, tantas vivencias maravillosas, tanta alegría por sus llegadas, tanto dolor por sus ausencias.

 

Aún permanece en mí la misma impresión de antaño; y recuerdo que después de un arduo día de trabajo, cuando toda la familia (humana y canina) reposábamos tranquilos observando el atardecer, miré a Ona tumbada junto a los pies del abuelo; y le dije a mi mujer: “Escucha Maite, yo no sé si Dios existe o no, pero si existiera… seguro que a sus pies está echado un perro de San Bernardo”

 

Monte Zarza

gallery/039
gallery/logo cepsb